Ciegos y sordos…

liniers-pais-donde-todos-tienen-razon

Ciegos y sordos somos y nos hacemos ante la discriminación; ante la minimización de las personas con discapacidades.

Casualmente después de el taller de sensibilización impartido en la materia de PRUP sobre cómo relacionarnos y comprender a las personas con discapacidades, la vida me puso en una situación donde pude vivir cercanamente cómo se vive esa discriminación.

Camino a mi casa, un par de días después del taller tuve la suerte de encontrarme con dos chicas sordas (Ahora sé que ese es el término correcto para referirme a ellas); iban sentadas frente a mi en el tren ligero. Ambas jóvenes y muy bonitas mantenían una conversación acalorada en lenguaje de señas.

Lo que a mi me dejó perpleja no fue sólo su naturalidad y confianza al expresarse, sino la poca sensibilidad de la gente que las rodeaba. Todo el vagón las miraba como si fueran algún tipo de objeto de exhibición. Algunos se colocaban al lado de ellas y las miraban con cara de extrañeza, como si fueran focas en la sabana africana.

El taller que tuvimos la semana pasada, me puso a reflexionar mucho sobre nuestra participación en cuanto a la discriminación y la poca educación que tenemos para reaccionar y relacionarnos con personas con algún tipo de discapacidad.

¿Será que los sordos y ciegos somos nosotros? Así como Andrea nos hablaba del mutismo selectivo, elegimos no ver la manera en que cualquier persona diferente a nosotras (incluyendo diferencias culturales o sociales, no se diga en atributos físicos o preferencias sexuales) son violentadas con el trato diferenciado que reciben cada día de su vida.

Me puse a recordar las muchas veces que en la estación España del tren, dónde está el CRIT, suben y bajan niños y niñas con todo tipo de discapacidades y la gente se aleja como si fuera contagioso. Las señoras regañan a sus hijos si los voltean a ver.

Esa es la manera en que hemos aprendido a relacionarnos: sin ver, sin escuchar, sin reconocer al ser humano que tenemos de frente. Igual a mí, con sueños, miedos y una gran historia que contar.
Las redes sociales están llenas de fotos de personas con discapacidades, con mensajes que pretenden ser “graciosos”; hacen burla de toda diferencia. Pero en el momento en que los tenemos en frente, lo más común es bajar la cabeza y voltear hacia otro lado..

Lo más trascendental de este taller fue ver la capacidad de resiliencia de las personas con discapacidades; que deciden levantarse todos los días y habitar el mundo con toda la dignidad que tienen, aún cuando todo en él les diga que hagan lo contrario. 

Al terminar mi recorrido en el tren, mi mirada se cruzó con la de las chicas y nuestras sonrisas se encontraron… Quién diría que se aprende tanto en el transporte público, sólo es cuestión de levantar la mirada.

Anuncios

Un pensamiento en “Ciegos y sordos…

  1. Hola Paulina:
    Una sociedad que educa… los espacios públicos son oportunidades para observarnos, para encontrar esos rasgos de solidaridad o no, de violencia o respeto, entre desconocidos, entre ciudadanos… o para visibilizar las distinciones entre unas personas y otras. Me gusta mucho el estilo en que nos compartes esta anécdota y la reflexión. Creo, y en mi experiencia, otras y otros y la educación nos presentan oportunidades para darnos cuenta de nuestras cegueras…
    Saludos,
    Lorelí

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s