De conductismo y aprendizaje…

Esta semana, se me pidió hacer una entrada de blog donde comente de qué manera el haber revisado la teoría del conductismo me ha cambiado mis conceptos sobre el aprendizaje.

La verdad… muy poco.

Tengo una postura muy crítica hacia el conductismo por lo que genera en los sujetos. En realidad ninguno de sus efectos los calificaría yo de acercarse si quiera al aprendizaje.
Me parece que a lo sumo, podríamos llamarlo adiestramiento. Aprender y repetir conductas no implica que el sujeto se transforme, lo cuál me parece de las condiciones más importantes para el aprendizaje. El conductismo me ha aportado mucho, en tanto a que me parece que entenderlo, da luces para ver las conductas aprendidas inconscientemente.

No creo que sea del todo malo, pero es importante ser conscientes de lo que hacemos, sólo así podemos hablar de conformar sujetos libres y capaces de determinar el rumbo de sus vidas.

Históricamente, estas teorías aportaron más a la construcción de nuestras sociedades que lo que alcanzamos a reconocer; el conductismo en especial aporta a la construcción de tiranías y sujetos sumisos. Se basa en un sistema jerárquico el cuál no permite comprensión de pares o construcción horizontal. Estos modelos organizativos, a la par de los económicos, sociales, familiares y muchos otros, que venían imperando hasta los últimos años se encuentran en una inminente agonía. El reto que esto presenta para nosotras no implica únicamente el proponer nuevas formas organizativas, sino desaprender las viejas y buscar dejar de repetirlas.

Es justo por eso que me parece iluminador el conocer el conductismo. Más que aportarme para buscar aplicarlo, encuentro ahí un gran punto de partida para comprender ¿por qué estamos donde estamos?

Reforzar conductas no propone nada si los sujetos no comienzan a hacerse conscientes más bien de por qué es bueno o malo lo que hacen y cuáles son las consecuencias de sus acciones. Castigar no genera nada más que resentimiento e inseguridad.

Es por eso que también por cuestiones éticas, me resistí mucho a aplicar un condicionamiento operante con cualquier sujeto.

Puede parecer sencillo el aplicar un programa de condicionamiento hacia un niño para generar que se lave los dientes todos los días a la misma hora, pero la ansiedad o la angustia que se presenta si por alguna razón no llega a cumplir; puede tener efectos en su persona mucho más trascendentales de lo observable.

En cuanto a las formas de abordar la teoría, me parece que es inseparable de su contexto histórico. Es de suma importancia comprender el contexto en donde surge para alcanzar a ver sus efectos.

Desde que comenzamos a revisar esta teoría no he podido dejar de recordar un fragmento de una canción (con un tono bastante fuerte) de un grupo de Puerto Rico que dice:

“Los Nazis no perdieron la guerra
Sólo se mudaron de Europa para América
Y el tío Sam los acaparó, les dio trabajo y los animó
Pa que siguieran ingeniando como moderarnos.

(…)

Ya no eres un ser independiente
Sino eres un recurso humano
Desde que estás en primer grado

Porque la escuela no es para educar
Es para transmutar tu identidad
Para manipular tu individualidad
Para condicionar tu realidad
Y para purgar tu originalidad

Pa que seas un peonsito más
Masificación de la instrucción
Juventud en una línea de producción”

Aprendamos de la historia, no a repetirla…escuelas-libres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s